lunes, 1 de mayo de 2017

¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO!



¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡VIVA EL 1º DE MAYO,
DÍA DEL PROLETARIADO  INTERNACIONAL!
                        En esta ocasión del 1º de Mayo dirigimos nuestros más calurosos saludos comunistas a toda nuestra clase, el proletariado internacional, que hoy sigue avanzando en el proceso de asumir plenamente su papel histórico de clase dirigente de la revolución mundial, de las revoluciones democráticas para barrer el imperialismo y el semifeudalismo en los países oprimidos, de las revoluciones socialistas y de las revoluciones culturales hasta nuestra meta final el Comunismo. Saludamos al CC del PCP y al  MPP, organismo generado para el trabajo en el extranjero, a las heroicas guerras populares y luchas armadas bajo la bandera del maoísmo en India, Filipinas, Turquía y principalmente a la guerra popular en el Perú que es faro y guía de la revolución proletaria mundial,  a los nuevos Partidos comunistas y organizaciones revolucionarias que están por enarbolar, defender y aplicar la ideología de nuestra clase el marxismo-leninismo-maoísmo, principalmente el maoísmo.
                        El imperialismo en su agonía tiene que 1) evitar que el proletariado asuma plenamente su papel de clase dirigente y 2) socavar la unidad del proletariado a nivel internacional y evitar que el movimiento proletario se una con las luchas de liberación nacional, asumiendo la dirección de ellas. Con este fin, en medio de la agudización de todas las contradicciones y las luchas de las masas, todas las superpotencias (Estados Unidos, China y Rusia) y potencias imperialistas (España, Alemania, Francia, Suecia, etc.), en colusión y pugna, utilizan el revisionismo y el fascismo para tratar de restaurar la confianza en el viejo sistema y movilizar a las diferentes clases y sectores en favor de la guerra imperialista de reparto y la explotación del tercer mundo. "Podemos", “izquierda Unida”, “Sortu-Bildu”, etc., en el Estado español, "Syriza" en Grecia, toda esta "izquierda" revisionista, oportunista y chovinista; moviliza a la pequeña burguesía y a la aristocracia obrera con promesas del "bienestar" e incluso usa palabrería "anticapitalista" para promover y apoyar la guerra imperialista, encargarse de la represión violenta contra la clase obrera y sembrar el derrotismo y la capitulación. Con el mismo fin la burguesía imperialista fomenta los grupos fascistas y racistas y desarrollan la fascistización y la militarización de sus Estados;  el revisionismo junto al fascismo es alimentado, como decía el Camarada Stalin, para reforzar la retaguardia imperialista en función de la guerra de reparto y genocidio.
                        La tarea urgente de los comunistas es luchar junto con las masas contra el imperialismo para poder asumir la dirección y unir a los pueblos contra su enemigo común, el imperialismo, aquí, principalmente contra el imperialismo español.
                        Para poder asumir su papel histórico, el proletariado necesita de sus Partidos Comunistas, y tienen que ser Partidos de nuevo tipo, Partidos marxistas-leninistas-maoístas militarizados, constituidos o reconstituidos para iniciar y desarrollar guerra popular en cada país y no dejar las armas hasta el Comunismo. Los comunistas tenemos que llevar a cabo una lucha incesante e implacable contra el revisionismo dentro y fuera de sus filas para  constituir o reconstituir Partidos Comunistas, donde no los hay, para inicia guerra popular hasta el comunismo.

¡VIVA EL 1º DE MAYO, DÍA DEL PROLETARIADO INTERNACIONAL!
¡VIVA EL MAOÍSMO, ABAJO EL REVISIONISMO!
¡GUERRA POPULAR HASTA EL COMUNISMO!
¡POR LA CONSTITUCIÓN Y RECONSTITUCIÓN DE LOS PARTIDOS COMUNISTAS!
                                  
          http://mar-armado.blogspot.com.es/                                       Madrid,   1º de Mayo de 2017

martes, 27 de diciembre de 2016

REVISTA SOL ROJO NÚMERO 44





ESPAÑA

Dentro de la crisis final del imperialismo, el imperialismo español continúa profundizando su crisis económica, social, política y moral. Desde el año 2008 hasta la actualidad la deuda española ha crecido en 722.708 millones de euros, es decir un 198 % respecto al 2008, siendo en la actualidad de 1.102.114 millones de euros. En relación al PIB es 100,60 %, aproximadamente, mientras que en el 2008 era aproximadamente del 33% y permanecía estable en esa cifra. Lo que explica la aparente «prosperidad» y el pago de parte de los créditos del exterior a principios de este siglo es la inversión de capital especulativo en bolsa y en la construcción inmobiliaria, a costa de la sobreexplotación y el endeudamiento de las masas. Hoy que la economía está quebrada está deuda es impagable. El desempleo ronda los 5.000.000 de desempleados. Siendo las tasas de paro entre los obreros inmigrantes más altas que las de obreros de nativos (el 29% frente al 20%, con algunos grupos, como los de origen marroquí, situados cerca del 50%, según datos oficiales).

Sobre esta profunda crisis se han dado las movilizaciones de masas de los últimos años,  el desprestigio de los partidos parlamentarios y de las instituciones del Estado. Así, de un censo de 34.597.038 de posibles votantes, 10.435.955 se abstuvieron en las elecciones de 26 de junio, a pesar de toda la campaña de medios de comunicación llamando a votar y de la presencia en las elecciones de los «nuevos» partidos (Podemos-Ciudadanos). Rechazo al circo electoral fundamentalmente por parte del proletariado y principalmente por lo más profundo de la clase obrera. En un estudio reciente del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el trabajo de dos analistas llamado «Urnas vacías en los suburbios de las ciudades» confirman la anterior afirmación. Una de las conclusiones del estudio es que: "La correlación entre vivir en una zona caracterizada por la carencia de todo tipo de recursos y la abstención electoral continúa siendo altísima". Por ejemplo, en el estudio los barrios obreros de Sant Roc de Badalona y el de Sant Cosme en El Prat de Llobregat la abstención es del 72% y el 75% respectivamente apareciendo en el estudio en el puesto 15 y 16 de la lista de barrios más abstencionistas.

Crisis que se sigue manifestando en los escándalos de corrupción PP-PSOE, en la cuestión nacional, fundamentalmente en Cataluña, en la descomposición del PSOE, en la repetición de las elecciones generales, en la falta de gobierno durante meses y en la reciente formación un nuevo gobierno presidido por Rajoy (PP) con una minoría de diputados apoyándole.

En esta situación, el capital monopolista español trata de dar una salida a su crisis con una mayor precarización del empleo y mayor represión al interior y tratando de ganar mayor peso internacional. Al mismo tiempo trata de buscar su legitimidad ante las masas con lo que algunos analistas burgueses ya llaman «segunda transición». «Segunda transición», que como en la «primera» el Estado recurre tanto al palo y como a la zanahoria.

Hay que resaltar que la extensión de la represión por parte del Estado a aquellas «clases medias» que hasta ahora no habían sido el blanco del Estado (aristocracia obrera y pequeña burguesía no independentista) es un indicador del salto represivo de éste y de la profundidad de su crisis. Así, organizaciones reaccionarias y al servicio del imperialismo han denunciado la situación de lo que llaman «derechos humanos». Hace un año que el Estado Español, tras la aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana, recibió desde la ONU y desde diversas ONG´s la crítica por esta ley por la restricción de derechos como son el de expresión, reunión y manifestación. En un reciente informe de la OIT, organismo al que pertenecen la mafia sindical de CC.OO y UGT, se asegura que la utilización del Código Penal por parte de la Fiscalía ha vulnerado la libertad sindical y el derecho a la huelga en España. Así la aplicación del artículo 315.3 del Código penal afirma un reciente informe de la OIT ha dado lugar «a condenas desproporcionadas y no tuvo en cuenta ni el derecho de huelga ni la necesidad de proteger ese derecho fundamental». La OIT ha recomendado que el Gobierno español «no interponga sanciones» sin actos de violencia. La OIT también constata que, de los 81 procedimientos abiertos en 2014, «ninguno corresponde a actos de violencia». Un ejemplo de esta represión a colectivos que hasta hace pocos años no eran un blanco de la represión del Estado son los ocho sindicalistas conocidos como «los ocho de airbus», para los que la fiscalía pidió ocho años de cárcel a cada uno por su participación en la huelga general del 29-S de 2010. Al margen de las quejas de los sindicatos-mafia y de organizaciones de «derechos humanos», que diferencian entre represaliados «buenos» y represaliados «malos». La represión ha seguido golpeando al independentismo vasco, gallego, al movimiento anarquista, las condiciones de vida impuesta por el viejo Estado a los presos del PCE (r) llega hasta extremos increíbles, por ejemplo, negando a Arenas una simple operación de cataratas. Represión contra lo más profundo de la clase obrera, la clase obrera inmigrante en situación ilegal, perseguida, encarcelada y torturada en unos centros estatales llamados CIE, etc. Los montajes policiales contra la juventud obrera más radicalizada continúa (ver los casos de Alfon y Nahuel, que lleva más de un año detenido sin juicio ni pruebas, como ejemplo).

En el exterior el imperialismo español ejerce de policía aéreo en el Báltico apuntado a Rusia, mantiene su presencia en Turquía y en la República Centroafricana.

En una localidad cercana a Valencia se encuentra el Cuartel General de Cuerpo de Despliegue Rápido de la OTAN.

La ratificación del Tercer Protocolo de Enmienda al Convenio de Cooperación para la Defensa con la superpotencia yanqui mantiene el territorio español como una plataforma de la agresión imperialista yanqui a los pueblos de África y Medio Oriente. En la base de Morón (Sevilla) la superpotencia yanqui ha desplegado una Fuerza de Respuesta en Crisis orientada a la intervención en norte y este de África. Esta base militar cuenta de forma permanente con 2.200 militares y 500 civiles yanquis, que se incrementarían en situación de «crisis». Al mismo tiempo se asigna un oficial del ejército español como enlace en el Cuartel General del USAFRICOM en Stuttgart. En la base naval de Rota (Cádiz) se ha completado el despliegue del sistema antimisiles yanqui contando con cuatro destructores yanquis de la clase Arleigh Burke.

A la vez que se fortalece la alianza militar con la superpotencia yanqui contra el imperialismo ruso, el imperialismo español ha dado pasos económicos hacia el imperialismo chino. En 2015, el Estado Español colaboró en el proyecto de la nueva ruta de la seda, enviando mercancías a China a través de la ruta ferroviaria más grande del mundo (Madrid-Yiwu) y celebrando en Madrid el II Foro de la Ruta de la Seda. Además, es miembro fundador del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) impulsado por el imperialismo chino.

Junto con la aventura exterior para participar del saqueo de los pueblos del tercer mundo, las campañas y la propaganda del Estado han apuntado a dar salida al desprestigio y rechazo mostrado en las elecciones y en las movilizaciones masivas de los últimos años  a sus aparatos e instituciones, con lo que algunos han llamado la «segunda transición», y para entender la función de Podemos en el intento de apuntalar al viejo Estado imperialista español, hay que volver a recordar el papel del PCE revisionista y de los sindicatos mafia CC.OO y UGT en lo que se llamó «la transición», es decir el paso de la dictadura de la burguesía de su forma fascista a la de «democracia» burguesa.

LOS HIJOS DE LA CASTA

En la edición de fin de semana de un periódico de tirada nacional se explicaba sobre el fin de la dictadura fascista que «la mayoría de la clase política del Régimen tenía claro que los españoles querían democracia, pero sin rupturas abruptas ni procesos revolucionarios.», y se aclaraba que para cambiar sin que nada cambiase, la solución fue el suicidio de las Cortes franquistas el 18 de noviembre de 1977. Pero para cambiar la forma de Estado para que nada cambiase, no bastó solamente con la voluntad de las Cortes fascistas, fue necesario y fundamental el papel del PCE revisionista para contener las movilizaciones de las masas, darles un cauce «democrático», legitimar la democracia burguesa y crear falsas ilusiones con su política de «reconciliación nacional»; al mismo tiempo que los militantes de las organizaciones que estaban a su izquierda eran perseguidos, encarcelados, torturados o asesinados por el Estado español, para que la «democracia» llegara «sin rupturas abruptas ni procesos revolucionarios». En mayo de 1977, Santiago Carrillo, secretario general del PCE afirmaba en una entrevista al diario Pueblo: «En nuestro país, sólo hay una forma de llegar a la democracia. (...) No queremos más guerras, ya hemos tenido suficientes», a la vez que amenazaba a «cualquiera que promueva el recuerdo de la guerra civil, que nunca debe volver, nunca.»  En 1977 era aprobada la ley de punto final, la Ley de Amnistía, con el apoyo del PCE, que ofreció inmunidad por sus crímenes a los fascistas civiles y militares.

A cambio de este negro papel el Estado imperialista dio un espacio para cuadros, militantes del PCE, sindicalistas (CC.OO. y UGT, fundamentalmente), activistas vecinales, ex dirigentes de partidos marxistas-leninistas, trotskistas, etc ..., que se montaron sobre las luchas y sangre de las masas para encontrar su cobijo bajo el Estado reaccionario español, y de este tinglado estatal surge parte importante de la dirección de Podemos.

Empezamos con Ramón Espinar (senador de Podemos y diputado de la Asamblea de Madridal mismo tiempo). Hijo de Ramón Espinar Gallego, que ha sido miembro de la Comisión Ejecutiva Regional de la Federación Socialista Madrileña (Partido Socialista Obrero Español), del Comité Provincial de la Unión General de Trabajadores, del Comité Federal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), del Comité Regional de la Federación Socialista Madrileña (actual Partido Socialista de Madrid-PSOE) y de la Comisión Ejecutiva de la Federación Española de Municipios y Provincias. Además, como consejero de Caja Madrid (caja de ahorros de propiedad estatal) se gastó la cifra de 173.999´17 euros con su tarjeta «black». ¿Qué son las tarjetas «black»? Pues tarjetas de crédito no declaradas, que no figuraban en ningún respaldo contable y que sólo la cúpula directiva de Caja Madrid conocía. Con ellas se pagaron más de 15 millones de euros entre los años 2003 y 2012 a directivos y consejeros de la caja de ahorros. Entre estos estafadores se incluyen gente de derechas (PP), e «izquierda» (PSOE, IU) y sindicalistas de CC.OO. y UGT, incluyendo a «luchadores» antifranquistas como los «sindicalistas» José Ricardo Martínez y Rodolfo Benito premiados por su labor de traidores a la clase obrera.

Volvemos a Espinar hijo. Hace poco se conoció de forma pública que este joven universitario, de familia más que acomodada, accedió a un piso de protección oficial (1), en el que nunca vivió, y que después vendió sacándole al piso una ganancia de 20.000 euros en una operación totalmente legal, con una legislación que permite que los hijos de las clases medias accedan a viviendas sociales y puedan especular con ellas. ¿Cómo accede a esta vivienda de protección oficial este joven universitario de clase media? Pues a través del tinglado inmobiliario que montaron los sindicatos CC.OO. y UGT. Los ayuntamientos del PSOE y de IU cedían suelo público a las cooperativas de CC.OO. y UGT, se construían pisos con precios inferiores a los del mercado, y parte de esos pisos, muchos, acabaron en manos de sindicalistas de CC.OO. y UGT y en el entorno político de PSOE y IU. En concreto, en el caso de Espinar, de su promoción de pisos, un porcentaje de estos pisos eran asignados a dedo al futuro propietario, (sin sorteos, ni listas de espera), por el sindicato promotor, Espinar fue uno de esos privilegiados.

Sobre el pago del piso el propio Espinar ha contado que su madre, padre (tarjetas «black») y abuela le prestaron 60.000 euros para hacer frente a los primeros pagos. Espinar ha dicho en público que «son muchos los chavales que han pedido ese dinero a su familia». Pedirlo lo habrán pedido muchos, recibirlo pocos, y desde luego, esos «muchos chavales» de los que habla Espinar serán de su entorno y clase social. En el informe anual del Instituto Nacional de Estadística del año 2014 señala que más de la mitad de los trabajadores percibe un sueldo inferior a 1000 euros al mes, calculando 14 pagas, pero incluso antes del inicio de la crisis y de que se degradara aún más el mercado laboral, la situación era la siguiente: en 2008 los obreros que ingresaba menos de 300 euros al mes ya eran más de 3 millones y 5,3 millones de personas los que ingresaban menos 600 según los datos de la Agencia Tributaria. ¿Quiénes eran entonces estos «muchos chavales» a los que la familia prestó o podía prestar 60.000 euros? Pues, entre otros, el entorno de Espinar, los hijos de aquellos cuadros, militantes y activistas políticos, sindicales y vecinales que a cambio de traficar con las luchas de las masas encontraron acomodo y privilegios dentro del Estado burgués.

Con Errejón, número dos de Podemos, tenemos que volver a hablar de esa corrupción legal, cuya función es la perpetuación de la «izquierda» reformista salida de la «transición» y donde los hijos cumplen la función que sus padres cumplieron. Errejón es hijo de José Antonio Errejón Villacieros, miembro en su día del PTE (Partido del Trabajo de España), llegó a ser Subdirector General de Medio Ambiente en 1981, en la actualidad es director de la división de Políticas Ambientales en el departamento de Evaluación de la agencia estatal de Evaluación y Calidad (Aeval), perteneciente al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, y ha tenido cargos importantes dentro de la administración del Estado desde los años de «la transición» hasta hoy.

Errejón hijo volvió en 2014 de Venezuela para incorporarse a Podemos y ya le estaba esperando un trabajo. Un contrato de investigación en Málaga creado entre la Conserjería de Fomento (en manos de IU), la Junta de Andalucía (gobernada por el PSOE) y la Universidad de Málaga (UMA), proyecto dirigido por Alberto Montero actualmente diputado de Podemos en el Parlamento. «Coincidiendo» con su llegada a España salió a concurso este contrato de investigación (1.825 euros mensuales por no hacer nada) al que curiosamente solamente se presentó Errejón hijo. Cuando se conoce por una noticia periodística que cobra por no hacer nada, la UMA lo inhabilita como investigador por cobrar sin trabajar, aunque, que se sepa, Errejón no ha devuelto el dinero cobrado de forma ilegal. Caso que nos da luz para ver cómo se perpetúan la «casta» dentro de los aparatos del Estado, incluida la universidad pública.

Pablo Iglesias ex-profesor de políticas de la Universidad Complutense, hijo de una abogada de CC.OO. y de padre que perteneció al FRAP, vive hoy también en una casa de protección oficial que compró su madre. Perteneció a las juventudes del PCE y a IU, ha heredado de su militancia juvenil el odio a toda organización o movimiento que se salga de la vía institucional. Miembro del consejo ejecutivo de la fundación Centro de Estudios Políticos y Sociales, que se financia de dinero público, sólo del gobierno de Venezuela ha recibido desde 2002, que se conozca, 3,7 millones de euros.

Otro miembro de Podemos, ex miembro del PCE y de IU, el diputado Rafael Mayoral por Podemos y cofundador de una cooperativa, Kinema, que ha recibido 3 millones de euros del gobierno de Ecuador, por «asesorar» a inmigrantes ecuatorianos con problemas con las hipotecas de sus viviendas. Entre los fundadores de Kinema se encuentra Amanda Meyer, hija del ex eurodiputado de IU Willy Meyer, que «casualmente» siendo secretaria general de Vivienda de la Junta de Andalucía, su departamento financió la beca que Errejón hijo cobró por su no asistencia al trabajo en la UMA (1.825 euros mensuales). Por cierto, Rafael Mayoral también disfruta de un piso de protección oficial en Rivas Vaciamadrid.

Tania Sánchez, ex-PCE, hija de Raúl Sánchez, concejal del ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid por IU y fundador de las primeras cooperativas en Rivas para la construcción de vivienda de protección oficial, también propietaria de un piso de protección oficial, ex-candidata a la Comunidad de Madrid por IU y ex-concejal del ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid por IU. Imputada y absuelta por una querella en la que era acusada de prevaricación, malversación y tráfico de influencias. El caso: el ayuntamiento de Rivas concedió contratos por un valor de 1,4 millones de euros a la empresa de su hermano, siendo ella y su padre concejales del ayuntamiento por IU y estando el gobierno municipal en manos de IU. Aunque fue absuelta, lo cierto es que el único ayuntamiento de España y del mundo que contrató a su hermano fue el de Rivas siendo su padre y ella concejales del mismo.

Pablo Bustinduy Amador, responsable en asuntos internacionales de Podemos, es hijo de Ángeles Amador, ministra de Sanidad con Felipe González (PSOE) entre 1993 y 1996, y que, desde 2005, trabaja en el consejo de administración de Red Eléctrica de España. Su padre, Javier Bustinduy, fue director del Metro de Madrid y de Cercanías de Renfe.
Ignacio Murgi, hijo de activista vecinal, también él y su familia son propietarios de pisos de protección oficial, es en la actualidad una de las caras visibles del ayuntamiento de Madrid. Desde 2007 preside la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAV) hasta el año 2015. Estando este «antisistema» como presidente de la FRAV, ésta ha recibido millonarias subvenciones del ayuntamiento de Madrid gobernado por Gallardón (PP) para llevar su labor de desmovilización y acabar de convertir las asociaciones de vecinos de organismos de lucha en organizaciones de servicios, como por ejemplo impulsar las cooperativas de viviendas propias o de CC.OO. y UGT. En total, a la FRAV, desde el 2004 hasta el año 2015, han llegado del ayuntamiento gobernado por el PP un total de 7.293.075 euros.
Dentro de esta red de amiguismo, de pago y devolución de favores, se ha ido gestando el recambio a la generación de socialfascistas que participó en apuntalar el Estado español en los años de la «transición», recambio sustentado en toda una red corrupta de políticos, sindicalistas, altos cargos, cuadros intermedios del Estado, profesorado de la universidad pública etc., con el Estado burgués como garantía de su forma de vida.

PODEMOS

Vista la composición de clase de la dirección de Podemos, es fácil deducir la función que cumple este «nuevo» partido. Los imperialistas ya no pueden ocultar que esta es una crisis más profunda que la del 29 y por eso necesitan de los Movadef, Syriza o Podemos, que lo único que buscan es el cambio de nombres para preservar el viejo orden burgués e ir a elecciones.

Podemos es un ejemplo claro de la función de estos «nuevos» partidos montados por el imperialismo. Del «tomar el cielo por asalto» de Pablo Iglesias, en octubre de 2014, Podemos ha pasado tras las elecciones del 26 de junio de éste año a «ser una opción responsable».

«Opción responsable» que en política exterior apoya la guerra imperialista contra los pueblos del tercer mundo. Sobre la intervención española en Irak Pablo Iglesias ha explicado que si esta agresión imperialista se da dentro del marco de la ONU «no habría problema» por parte de Podemos. Sobre la agresión imperialista en Medio Oriente lo único que ha hecho es matizar la agresión imperialista: «Una intervención que no vaya a ser eficaz y ponga en riesgo la vida de soldados españoles, claro que no», mostrando una vez más que para Pablo Iglesias no todas las vidas valen lo mismo, la de un soldado español vale mucho más que la de un obrero sirio o iraquí.

Sobre las bases militares yanquis en España no dice nada, sólo que la relación con la superpotencia yanqui es «estratégica».

Sobre la permanencia del Estado español en la OTAN, silencio.

En el interior, destaca su abierta defensa del Estado imperialista Español: “Nosotros aprendimos en Madrid y Valencia que las cosas se cambian desde las instituciones, esa idiotez que decíamos cuando éramos de extrema izquierda de que las cosas se cambian en la calle y no en las instituciones es mentira”. (Pablo Iglesias en los Cursos de verano de la Universidad Complutense en El Escorial, julio de 2016)

Tras los atentados de París, dijo: "toca defender lo fundamental en Europa que son las libertades y las democracias"

Las propuestas económicas de Podemos tienen tres puntos básicos, que para la clase obrera significan solamente caridad. Desde la Secretaría de Economía de Podemos se expone estos tres puntos generales de su programa económico:

1.    Profundizar la democracia económica, mediante una expansión de los derechos de la ciudadanía y un fortalecimiento de los servicios públicos, así como los espacios de gestión colectiva.
2.    Reforzar las políticas sociales, y luchar contra los históricos niveles de pobreza y desigualdad que ha generado la gestión de la crisis. Para ello estamos trabajando en reforzar los servicios públicos y en esquemas de rentas que permitan establecer un horizonte de pobreza cero en España.
3.    Luchar contra la “austeridad”, es decir, la política de recortes porque no solo no ha ayudado a salir de la crisis, sino que profundiza en un modelo insolidario, donde se empeoran las condiciones de vida de la mayor parte de la sociedad española y se destruye las instituciones del Estado de Bienestar que tantos años ha costado construir.

En ellas no hay ninguna medida que se pueda llamar ni siquiera «radical». Aplicando estos tres puntos el único resultado posible es que el Estado burgués sea más grande para que esta pequeña casta siga perpetuándose y prosperando a costa del trabajo de las masas, se subvencionen sus cooperativas, sus ong´s, asociaciones, fundaciones, sindicatos, su montaje de trabajo público pagado con los presupuestos del Estado, etc. La clase obrera y las masas trabajadoras, tienen reservado el papel de financiar la vida a estos parásitos, caridad y miseria.

Sobre las organizaciones y masas más combativas, Pablo Iglesias, ya de forma clara y abierta, ha declarado que son un objetivo a combatir siguiendo el camino del PCE en «la transición». En las últimas elecciones y en plena campaña electoral ha dejado claro su proyecto y sus enemigos. Ha defendido "la patria, el orden, la ley y las instituciones", frente a las oligarquías y los «antisistema». Como para Podemos, las oligarquías son una ilusión, pues no son los bancos ni los banqueros, pues los hay buenos y malos, ni los latifundistas, que también los hay buenos y malos, ni las multinacionales, españolas o extranjeras, ni nadie. Para Podemos su enemigo declarado son las masas que luchan y combaten contra el Estado imperialista Español. Ya veremos con el tiempo si los militantes, activistas y simpatizantes de Podemos acaban convirtiéndose en las camisas pardas del gran capital. Por parte de las masas, la lucha nunca ha cesado y las perspectivas son ciertamente brillantes, las condiciones objetivas están dadas, falta Partido marxista-leninista-maoísta, principalmente maoísta para iniciar guerra popular y barrer de la faz de la Tierra toda explotación y opresión y a todos estos viejos y nuevos revisionistas que buscan su hueco dentro de este podrido sistema, a todos los que pregonan como referentes a promotores de «acuerdos de paz», que comenzaron con Prachanda y ahora continúan con Öcalan, Sisón de Filipinas, las FARC, los Castro, etc..


(1) La vivienda de protección oficial (VPO) nace bajo supuesto de ayudar a el acceso a una vivienda a personas que no pueden acceder a ella en el mercado libre. La realidad es que nunca solucionó el problema de la vivienda a la clase obrera con menos recursos, aunque el valor de las VPO era significativamente inferior a los de mercado libre. Las VPO han sido parte de los planes del imperialismo español para apuntalar el Estado reaccionario. Los más pobres nunca pudieron acceder a estas viviendas, mientras que la pequeña burguesía y la aristocracia obrera fueron los beneficiados de las VPO. En el plan de vivienda y suelo de 2002-2005, para acceder a una VPO el techo de los ingresos era muy alto, 5 veces y medio el salario mínimo, mientras que el límite por abajo, era lo suficientemente alto para excluir a la clase obrera con menos ingresos. 


miércoles, 21 de septiembre de 2016

DIADA 2016





 Volante repartido el 11 de septiembre en Cataluña, traducido del catalán:


¡Proletarios de todos los países, uníos!

LA GRAN BURGUESIA ESPAÑOLA Y CATALANA SON ENEMIGAS DEL PUEBLO CATALÁN
EL IMPERIALISMO ES EL ENEMIGO DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO

El imperialismo vive su crisis general y última. Crisis que, en medio de la guerra imperialista, está castigando al proletariado y a los pueblos del mundo, principalmente a los del Tercer Mundo. En su vano intento para salir de la crisis están sobreexplotando a las masas principalmente a las más pobres.
Siria es uno de los ejemplos del reparto del mundo que se está dando entre las superpotencias y potencias imperialistas. Esta guerra ha puesto de evidencia el problema de los refugiados. Pero no es solo Siria. Unicef nos habla de más de 65 millones de refugiados en el mundo, de los cuales hay 17 millones de niños desplazados fuera de sus países de origen. En 2016 se han contabilizado de momento más de 3000 muertes de emigrantes que trataban de cruzar el mediterráneo y llegar a la “salvación europea”. Y todo esto no ha hecho más que empezar.
En España la situación es cada vez más grave. No se atisba ninguna salida a la crisis, con un altísimo paro, un empleo muy precario y sueldos de miseria. Hasta las pensiones están en peligro inmediato. Según las ONGs “el riesgo de pobreza y exclusión social alcanza ya al 34,4 % de la población española”. La falta de gobierno en Madrid, tras dos elecciones generales, es una muestra más de la profunda crisis política, económica, social y moral del imperialismo español. Sin embargo, la represión ante la lucha de las masas sigue incrementándose con leyes cada vez más opresivas.
La administración catalana está paralizada. Parece como si el parco resultado de las “plebiscitarias” hubieran sembrado dudas entre los partidarios de “crear las nuevas instituciones estatales catalanas en 18 meses”.
Madrid no cederá “democráticamente” la independencia. La gran burguesía catalana lo sabe y juega a varias cartas, incluida la negociación de su participación en el Estado imperialista español.
En Cataluña, la pequeña burguesía independentista tendrá que replantearse cuáles son sus aliados: o una media y gran burguesía catalana que la traicionará, o el reformismo y el revisionismo que solo tratan de apuntalar al Estado imperialista español, o las amplias masas que luchan contra la explotación y la opresión.
Tenemos un ejemplo diáfano en el País Vasco, donde la dirección de la pequeña burguesía ha llevado a una rendición incondicional, con los presos totalmente abandonados, para no conseguir nada. Mientras tanto, Otegui quiere participar en el festín electoral del viejo Estado.
Para que las actuales luchas de las masas y del proletariado no sirvan para volver a reeditar otro “pacto catalán” o caminar hacia un Estado Catalán capitalista con todas sus lacras y miserias para las masas y al servicio de una minoría, la clase obrera necesita de su Partido Comunista, marxista-leninista-maoísta, militarizado, para iniciar guerra popular y aplastar toda ilusión de reforma del capitalismo. Lo medular de la guerra popular es el Nuevo Poder, expresado en la asamblea popular, y la garantía de los derechos del pueblo, el pueblo armado, la milicia.
Sólo la organización del proletariado (Partido marxista-leninista-maoísta, Frente Nuevo Poder y Ejército Popular) y la movilización de las masas hasta llegar a la guerra popular; sólo reemplazando, en lucha a muerte, el poder burgués por el Nuevo Poder; solo sustituyendo un sistema podrido, el imperialismo, por otro sistema, el comunismo, donde no haya explotados ni oprimidos; representa un cambio real de la situación actual.

¡VIVA EL MAOÍSMO! ¡ABAJO EL REVISIONISMO!
¡APLASTAR CON GUERRA POPULAR A LAS BURGUESÍAS ESPAÑOLA Y CATALANA!
¡POR LA LIBRE AUTODETERMINACIÓN DE LOS PUEBLOS!
¡GUERRA POPULAR HASTA EL COMUNISMO!

Mar armada de masses
Barcelona, septiembre de 2016.